• escola imaxinada

Onde vivo, como me gustaría vivir?/ Dónde vivo, cómo me gustaría vivir?

Actualizado: 17 oct

Deseñamos esta proposta co obxectivo de axudar a crear unha comprensión máis profunda da nosa contorna e a demandar un mellor medio ambiente no futuro. Queremos espertar o interese e o entusiasmo das crianzas pola arquitectura e a contorna na que habitan, ademais de ofrecer ferramentas para converter aos nenos en cidadáns activos e participativos.

Observamos que un gran número de alumnado procede de contornas rurais ou pequenas vilas. Mediante unha posta en común da planificación urbanística do seus lugares de orixe, decatámonos de distintas problemáticas: perda de sentido de comunidade, falta de lugares de encontro, servizos, trans- portes, zonas verdes, descoñecemento da memoria do lugar etc.

Con materiais sinxelos, papel e tacos de arxila, cada grupo de alumnado planifica de novo o seu barrio. Primeiro escollen un lugar acoutado, e despois realizan unha planificación espontánea mediante debuxo de como lle gustaría que mudara ese lugar. O volume de arxila actúa tamén como un elemento que nos fai ser conscientes da área que ocupa unha construción no territorio.

A continuación, elixindo unha edificación das incorporadas, –museo, escola, centro social etc.–, realizan un deseño espacial da distribución da mesma e incorporan, con figuras a escala, quen habita o lugar e que relacións se establecen.

Con esta proposta queremos incidir na idea de que o cambio está na nosas mans. Ten que ver co activismo, con non conformase co que nos vén dado, senón buscar estratexias para melloralo aínda que contemos con poucos recursos. A calidade dun espazo non debe medirse pola cantidade de medios que se poidan investir. Como sinala o arquitecto Francis Keré, “non porque contes con poucos recursos debes aceptar a mediocridade”.


 

Dónde vivo, cómo me gustaría vivir?


Diseñamos esta propuesta con el objetivo de ayudar a crear una comprensión más profunda de nuestro entorno y a demandar un mejor medio ambiente en el futuro. Queremos despertar el interés y el entusiasmo de la infancia por la arquitectura y el entorno en el que habita, además de ofrecer herramientas para convertir a los niños y niñas en ciudadanos activos y participativos.


Observamos que un gran número de alumnado procede de entornos rurales o pequeños villas. Mediante una puesta en común de la planificación urbanística de sus lugares de origen, nos enteramos de distintas problemáticas: pérdida de sentido de comunidad, falta de lugares de encuentro, servicios, transportes, zonas verdes, desconocimiento de la memoria del lugar etc.


Con materiales sencillos, papel y tacos de arcilla, cada grupo de alumnado planifica de nuevo su barrio. Primero escogen un lugar acotado, y después realizan una planificación espontánea mediante dibujo de cómo les gustaría que cambie ese lugar. El volumen de arcilla actúa también como un elemento que nos hace ser conscientes del área que ocupa una construcción en el territorio.


A continuación, eligiendo una edificación de las incorporadas, –museo, escuela, centro social etc.–, realizan un diseño espacial de la distribución de la misma y incorporan, con figuras a escala, quién habita el lugar y qué relaciones se establecen.



Con esta propuesta queremos incidir en la idea de que el cambio está en nuestras manos. Tiene que ver con el activismo, con no conformara con el que nos viene dado, sino buscar estrategias para mejorarlo aunque contenemos con pocos recursos. La calidad de un espacio no debe medirse por la cantidad de medios que se puedan invertir. Como señala el arquitecto Francis Keré, “no porque cuentes con pocos recursos debes aceptar la mediocridad”.

228 visualizaciones1 comentario